LA LAGARTA Y PROSECIONARIA (1)

El ayuntamiento de Cañada realiza actuaciones para acabar con la presencia de orugas lagartas y procesionarias

El ayuntamiento de Cañada realiza actuaciones para acabar con la presencia de orugas lagartas y procesionarias

Como todos los años, a finales del mes de enero y principios de febrero, se hace una inspección en las zonas donde hay una mayor cantidad de pinos, en Cañada Rosal, para detectar si hay presencia de lagartas o procesionarias.

Son dos tipos de orugas que suelen asentarse en esta vegetación, siendo la procesionaria la que cuenta con una mayor peligrosidad, aunque, tras trabajos de tratamiento, por el momento, en el municipio carrosaleño está todo controlado.

Este año, la oruga procesionaria apenas se ha dejado ver por Cañada, a excepción de un par de casos que se han paliado enseguida. Sin embargo, en cuanto a la lagarta, sí que ha aparecido en mayor medida en muchas zonas de vegetación. Aunque, desde el ayuntamiento de Cañada Rosal, se han llevado a cabo diversas actuaciones para acabar con este problema.

El delegado de Servicios Municipales, Manuel Domínguez, hizo un llamamiento a los vecinos y vecinas carrosaleños para que, en el caso de encontrarse con algún nido de procesionaria, que tiene forma de bolsa blanca parecida a una telaraña, avise rápidamente y se pongan en marcha los trabajos necesarios para eliminarlo lo antes posible.

LA LAGARTA Y PROSECIONARIA (2)